Saltar al contenido principal

Presentación del artículo ‘Ecosystems as Self-organizing Holarchic Open Systems : Narratives and the Second Law of Thermodynamics’

Entropía

Imagen cortesía de JustScience

Rafael Morales Gamboa
IGCAAV

Resumen. El término ‘ecosistema’ es muy utilizado hoy en día para describir una amplia variedad de sistemas complejos. Sin embargo, con frecuencia se usa más como analogía que con bases en un concepto bien definido de ecosistema, suficientemente abstracto para aplicarlo en dominios más allá de su aplicación inicial. Es por ello que me di a la tarea de buscar una discusión más teórica del término y me encontré el documento (adjunto):

Kay, J. J. (2000). Ecosystems as Self-organizing Holarchic Open Systems: Narratives and the Second Law of Thermodynamics. En S. E. Jørgensen & F. Müller, Handbook of Ecosystem Theories and Management (pp. 135–160). CRC Press – Lewis Publishers.

El cual me parece muy interesante porque ofrece una definición muy general de lo que es un ecosistema e introduce una bibliografía muy rica sobre el tema.

Seminario Permanente del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales (IGCAAV).

Viernes 15 de febrero de 10:00 a 12:00, Sala de Juntas
Avenida de la Paz 2453, Colonia Arcos Sur, 44130 Guadalajara, Jalisco.

Videoconferencia en línea a través de nuestro blog Desde el IGCAAV

El género y su impacto político en la era digital (sociedad red)

Violencia de género

Imagen cortesía de Kaisar Low Offices

Resumen. El género y su impacto político en la era digital (sociedad red), es un proyecto editorial que tiene por objetivo ser un espacio tanto para la discusión tanto teórica como de avances y resultados de investigaciones que retomen el género como una categoría central para el análisis de la realidad social en la era digital. Partimos de reconocer que los estudios de género, particularmente los estudios feministas, de la diversidad sexual y del cuerpo, nutridos de un enfoque interdisciplinario, generan nuevas problematizaciones de los hechos sociales propios de la era digital.

Concretamente las investigaciones que se presentarán en este seminario son:

  • Violencia interpersonal real y virtual en adolescentes poblanos, por José Luis González Ortega, José Luis Rojas-Solís y Vicente Arturo López Cortés.
  • Violencia de género y activismo en red: el caso de violencia de género en el Estado de Tabasco, México, por Yara Alicia Vite Hernández y David Ramírez Plascencia.
  • Violencia de género en la Universidad de Guadalajara. De la denuncia por medios digitales a la búsqueda de una solución institucionalizada, por Francisco Javier Cortazar Rodríguez
  • El uso de las redes sociales en organizaciones sociales feministas en Nayarit. Análisis de sus competencias informacionales, mediáticas y contenidos para la web, por Yolanda Lara Juárez, Hilda Antuanett Espinosa Fragoso, Luis Antonio Fernando Bonifaz Moreno y Omar Alejandro Solórzano Cruz.
  • Soridaridad 2.0, polifonías lésbico-feministas en red, por Lázaro Marcos Chávez Aceves.
  • Investigando las (re)presentaciones del género en lo digital: Transformaciones del cine infantil de los estudios Pixar y Walt Disney desde 1995 a 2018, por Francisca Ortiz Ruiz.
  • Jóvenes homosexuales en las redes sociales. Un estudio de caso desde la etnografía virtual, por Salvador Medina García .

Seminario Permanente del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales (IGCAAV).

Viernes 1 de febrero de 10:00 a 12:00, Sala de Juntas
Avenida de la Paz 2453, Colonia Arcos Sur, 44130 Guadalajara, Jalisco.

Videoconferencia en línea a través de nuestro blog Desde el IGCAAV

Las leyes de la forma

Roca marcando la playa

Imagen cortesía de Tao of Photography

Rafael Morales Gamboa
IGCAAV

Resumen. En la Lección 3 de su libro Introducción a la teoría de sistemas, Niklas Luhmann introduce su teoría partiendo del trabajo de George Spencer Brown sobre las Leyes de la forma, así que pensé que debía revisar este trabajo de manera previa a continuar con la lectura del libro de Luhmann. Me puse a leerlo y, con la ayuda de la revisión del trabajo de Spencer Brown por Louis H. Kauffman, creo que más o menos lo entendí, así que intentaré explicarlo.

Seminario Permanente del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales (IGCAAV).

Viernes 18 de enero de 10:00 a 12:00, Sala de Juntas
Avenida de la Paz 2453, Colonia Arcos Sur, 44130 Guadalajara, Jalisco.

Videoconferencia en línea a través de nuestro blog Desde el IGCAAV

El “lenguaje inclusivo” y sus características y efectos en el discurso público y de redes sociales

Caricatura sobre lenguaje inclusivo

Imagen cortesía de El humor de Kappel

Jaime Larios Kennerknecht
IGCAAV

Resumen. El llamado uso inclusivo o visibilizador de la lengua se ha convertido en un fenómeno notable en el discurso público, tanto de México como de otros países hispanohablantes, y sin duda se ha visto potenciado en la última década por las redes sociales. “Las niñas y los niños”, “las maestras y los maestros”, “las diputadas y los diputados” (o bien, como viene diciendo nuestra inefable clase política desde comienzos de este siglo, “las y los niños”, “las y los maestros”, “las y los diputados”) y otros desdoblamientos en la coordinación son tan solo el aspecto más visible de dicho fenómeno.

Previsiblemente, las recomendaciones de los especialistas sobre este particular han tenido poco o ningún efecto, y cabe suponer que dicho uso visibilizador de la lengua continuará en nuestro discurso público por un largo tiempo. Vale por tanto la pena dar un breve repaso a las primeras manifestaciones de dicho fenómeno en México, a sus manifestaciones actuales, y a las recomendaciones de los lingüistas, con el propósito de poder actuar y participar de manera informada, como docentes e investigadores de la virtualidad, en la conformación diaria de nuestra lengua.

Seminario Permanente del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales (IGCAAV).

Viernes 14 de diciembre de 10:00 a 12:00, Sala de Juntas
Avenida de la Paz 2453, Colonia Arcos Sur, 44130 Guadalajara, Jalisco.

Videoconferencia en línea a través de nuestro blog Desde el IGCAAV

De la administración a la BUROCRACIA

Mafalda y Burocracia

Fuente de la imagen: Mafalda 7 (1972), por Quino.

Cuando era estudiante de posgrado en el Reino Unido, hace casi veinte años, tuve la fortuna de participar en varias conferencias en otros países, para lo cual conté con apoyo de parte de mi universidad. El procedimiento era entonces muy sencillo: solicitar el apoyo incluyendo la información relevante (ej. carta de aceptación, artículo a publicar) , recibir el dinero y hacer uso del mismo para los fines solicitados.

Hace casi diez años participé en un proyecto europeo-latinoamericano y asistí a varias reuniones del proyecto en varios países. El dinero del lado latinoamericano era administrado por la Universidad de Chile y el procedimiento para hacer uso del mismo era bastante sencillo: los boletos de avión eran pagados por la Universidad de Chile y al llegar a la ciudad donde iba a tener lugar la reunión me decían algo así como “su estancia va a ser por tantos días y  como la cuota diaria es de tanto le toca tanto, ¿está de acuerdo? firme aquí, tenga su dinero” y listo. Lo mismo aplicaba tanto para los investigadores chilenos como los investigadores extranjeros.

Finalmente, esta semana tuve la oportunidad de realizar una visita a Tegucigalpa, Honduras para participar en un evento organizado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Al otro día —porque venía agripado y lo que quería era dormir para recuperarme— me dieron un cheque y me dijeron “tanto es para su hospedaje y tanto de estipendio” y “requerimos la factura de su hospedaje, pero de lo demás no es necesario”. No perdí entonces si el trámite era el mismo para académicos de la universidad cuando salían a eventos en el país y en el extranjero y me respondieron que sí, que la universidad compra los boletos para el transporte y les da dinero para el hospedaje y un estipendio; a cambio, los académicos tiene que traer el recibo/factura del hospedaje y firmar por el estipendio. ¡Y listo!

En mi universidad, en mi México lindo y querido, hoy en día las cosas son muy diferentes: hay que firmar la solicitud, juntar dinero para el viaje, reunir facturas de todo y guardar los recibos correspondientes (porque se le presume culpable de uso indebido del erario público por el consumo de bebidas alcohólicas, a menos que demuestre lo contrario), hacer oficios para justificar los recibos faltantes y esperar a que llegue el dinero…. Pero el trámite no acaba ahí, porque las facturas pueden tener errores de centavos por el redondeo, incluir impuestos que no son cubiertos por la universidad o no incluir información importante como el método de pago; además, los oficios que se envían para justificar cualquier recibo faltante tiene que ser aceptado por instancias superiores, lo cual puede tardar varios días, semanas o meses.

Por supuesto, actualmente las facturas ya no se recogen en papel, sino que se envían y reciben en formato electrónico; pero se imprimen y es necesario poner firma, nombres, apellidos y fecha en cada una de ellas, igual que hace veinte años.

Me pregunto entonces, ¿qué sucede en mi institución que, en vez de ir para adelante vamos para atrás? Una manera de interpretarlo sería pensar que la imagen de los académicos ha caído tan bajo, hemos cometido tantas bajezas, que hemos dejado de ser gentes de fiar (si alguna vez lo fuimos) y solamente tenemos las condiciones que merecemos. Otra manera de interpretarlo es que la administración universitaria, consciente de que realiza la función primordial de la universidad, subconscientemente justifica su abultada existencia amontonando reglas, procedimientos y firmas, llenando archiveros, cajas y almacenes, para exhibirla como evidencia clara de la gran labor que realiza. Una última interpretación que se me ocurre es que el terror producido por el tsunami digital lleva a nuestra burocracia universitaria a buscar maneras de dejar claro que lo único que se logra con la tecnología digital es engordar y bajar la velocidad lo que ya de por sí era obeso y letárgico.